Emilio Ruíz – Sus trucajes cinematográficos – Experto en efectos especiales y visuales

17 octubre 2017 | Sin comentarios | Publicado en cultura, Temas
emilio-ruiz
  •  
    [Cultura - Cine]  

     

    Emilio Ruiz del Río (Madrid, 11 de abril de 1923 – 14 de diciembre de 2007), cursó estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando donde fue alumno de José Bermejo, para posteriormente finalizar los estudios de Arte y Decoración en la Escuela de Madrid, donde obtuvo el título de ‘Decorador Cinematográfico’. Ingresó en la cinematografía en el año 1942 como escenógrafo bajo las órdenes de Sigfredo Burman, el primero en contarle de las maquetas pintadas en cristal que se utilizaban en los estudios UFA, habiendo colaborado desde entonces en casi todas las películas rodadas en España. Fue miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España desde 1986.

    Gran experto en efectos especiales y visuales y director artístico, fue considerado entre los mejores del mundo en la especialidad de pintura sobre cristal y uno de los grandes genios de la utilización de miniaturas y maquetas.

    En los sesenta comenzó a trabajar en Italia y a partir de los ochenta con Dino de Laurentiis en superproducciones norteamericanas. Fue diez veces nominado a los premios Goya, siete de ellas de forma consecutiva, y conquistó tres. Falleció a los 84 años, en el hospital San Rafael de Madrid a consecuencia de una insuficiencia respiratoria el 14 de septiembre de 2007.

    Fue el primero en usar fina chapa de aluminio para pintar sobre ella en vez del tradicional cristal y, para las escenas de barcos, trasladó la tradicional piscina de estudio al mar real encajando el recipiente sin muros dentro del horizonte real gracias a un sistema de drenaje de agua inventado por él. También era un maestro en disimular marcos de cristales y soportes para las tomas móviles, y en conseguir planos de perspectivas distintas usando las mismas maquetas, fijas o móviles. También falsificaba muchedumbres usando miniaturas de figuras fijas y móviles. En sus últimos tiempos usó técnicas mixtas de ordenador y miniaturas.

    Su primer trabajo en el cine fue con el director Florián Rey en La aldea maldita (1942). Las técnicas de efectos visuales que ingenió le dieron trabajo en más de 500 películas; estaba considerado uno de los mejores del mundo en su especialidad y entre sus trabajos más sonados figuran Espartaco (Stanley Kubrick, 1960), Rey de reyes (Nicholas Ray, 1961), Cleopatra (Joseph L. Mankiewicz, 1963), La caída del Imperio Romano (Anthony Mann, 1964), Lawrence de Arabia (David Lean, 1962), Doctor Zhivago (David Lean, 1965), Golfus de Roma (Richard Lester, 1966), Patton (Franklin J. Schaffner, 1970), Conan el Bárbaro (John Milius, 1982), Dune (David Lynch, 1984) y El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006). Otras fueron Operación Ogro (Gillo Pontecorvo, 1978) y 55 días en Pekín. La última película en la que trabajó fue Las mujeres del anarquista. También trabajó para Robert Siodmak, George Cukor o Luis Buñuel entre muchos otros.

    En abril de 2008 se estrenó la película El último truco, un documental grabado en vida sobre el trabajo de este gran maestro español de los efectos visuales, dirigida por Sigfrid Monleón.

    Trabajó para la práctica totalidad de los estudios cinematográficos de Madrid, lo que le llevó a rodar junto a directores como Rafael Gil (23 películas), Luis Lucia (18), Ramón Torrado (15), Juan de Orduña (12), Klimovsky, Sáenz de Heredia, Vajda o Forqué. Fueron estos unos años frenéticos a una media de 20 películas anuales, saltando de plató en plató para retocar una maqueta mientras secaba la pintura de otra, colaborando con escenógrafos de la talla de Enrique Salvá, Antonio Simónt, además del ya mencionado Sigfredo Burman

    Con la llegada en los ’60 de las superproducciones y coproducciones se inicia su andadura en solitario, a caballo entre España e Italia, más calmada en cuanto a número pero con trabajos tan importantes como Rey de Reyes, Lawrence de Arabia, 55 días en Pekín, La caída del Imperio Romano, Doctor Zhivago, Patton

    Esta época le permite trabajar para los mejores directores del momento: Mann, Lean, Cukor, Annakin, Vidor, Buñuel, Welles, Lester, Siodmak o Kubrick, sin olvidarnos de los italianos Alberto de Martino, Mario Monicelli o Enzo Castellari, que le reclamaban sistemáticamente cada vez que iniciaban un proyecto.

    emilio-ruiz-2Mención aparte merece su joint venture con Juan Piquer, junto a otros profesionales tan reconocidos como Basilio Cortijo, Juan Mariné y Francisco Prosper. Entre 1977 y 1983 participó con Piquer en diez de sus películas, con títulos tan conocidos como Viaje al centro de la Tierra, Supersonic man, Misterio en la isla de los monstruos, Mil gritos tiene la noche, Slugs, muerte viscosa o La grieta; lo que no le impide realizar los efectos visuales de otras muchas películas, como El viento y el león, La lozana andaluza, El humanoide, Operación Ogro o Conan, el bárbaro.


    Es precisamente esta última película la que le pone en contacto con la productora
    De Laurentiis, con la que firma un contrato en exclusiva que le llevará a trabajar en siete de sus films, destacando Dune, Conan el destructor, Red Sonja o Taipan.

    Al terminar el contrato vuelve a España, pero pronto es reclamado para rodar en Francia las dos películas que conformarían la superproducción conmemorativa del segundo centenario de la Revolución Francesa.

    Fue precisamente este film (Los años terribles) el escogido por el Círculo de Escritores Cinematográficos para dedicarle un homenaje en la Filmoteca Nacional en diciembre de 1994.

    Durante la 6ª Semana de Cine Experimental de Madrid, y dentro de los actos del homenaje que se le tributó, se presentó su libro Rodando por el mundo: Mis recuerdos y mis trucajes cinematográficos, momento en que José Luis Borau le calificó “…no sólo como un valor nacional sino como el primero del mundo en su especialidad…” 

    En sus últimos trabajos colaboró con algunos de los directores más conocidos del cine actual como Fernando y David Trueba, Daniel Calparsoro, Mateo Gil o Mary McGuckian, (El puente de San Luis rey). También tenía en estudio el rodaje con su amigo Enzo Castellari de un western al estilo clásico (The badlanders) coproducido entre varios países.

    Fuera del ámbito del cine realizó trabajos artísticos, siempre en relación con el mundo de la pintura, tales como las realizaciones hechas para el Patrimonio Nacional en la creación de los dioramas del Museo de Caza del Palacio de Riofrío o en la restauración de las pinturas de los techos del Palacio de la Granja de San Ildefonso.

     

    Trabajos televisivos

    Como era de esperar, también la televisión necesitó de sus trucajes y maquetas para la realización de sus series más emblemáticas.

    En total colaboró en una treintena de estas obras, casi todas a lo largo de los años 70, con directores de la talla de Pilar Miró, José A. Páramo, Fernando Fernán Gómez, Mario Camús, José Mª Forqué o Vicente Escrivá.

    Entre estos trabajos destacan por su popularidad series como Juan Soldado (1973), El pícaro (1974), Curro Jimenez (1975), La saga de los Rius (1976), Los Comuneros (1978), Fortuna y Jacinta (1979), Miguel Servet (1988) o Requiem por Granada (1990).

    También colaboró para televisiones de otros países, como lo fue en la serie francesa Les chevaux du soleil (1979).

     

    Publicidad

    A partir de 1987 comenzó a ser reclamado para la realización de sus maquetas y trucajes a beneficio del mundo publicitario, siendo muy difícil enumerar todos los spots para los que colaboró, en su gran mayoría para Mima Films, en una primera época, y para Tesauro Spot en los últimos años.

    De entre todos ellos podemos entresacar como muestra la recreación del Arco del Triunfo para Renault, el campo petrolífero por el que se paseaba el Seat Córdoba, el Clio Diablo, los de Radical Fruit, el partido de fútbol en el Monasterio para El Águila, Terra Mítica o las Palabras Perdidas con que Retevisión despedía el año 2000.


    Premios

    Ganador de tres Premios Goya a los mejores efectos especiales por Acción mutante (1992), Nadie conoce a nadie (1999) y El laberinto del fauno (2007), y del Premio Segundo de Chomón, por su contribución técnica al séptimo arte, Emilio Ruiz fue uno de los directores artísticos cuya intensa labor profesional le permitió entrar con mayúsculas en la Historia del Cine. Muchos trucajes ideados por él han sido y siguen siendo utilizados en películas de todo el mundo.

     

     

     

    Fuentes:
    Sala Municipal de Exposiciones de la Iglesia de las Francesas, Valladolid (España)
    Wikipedia

    Ver:
    ‘Todo sobre mi madre’ y ‘Hable con ella’ – Reflexiones sobre las ‘madres’ Almodóvar  
    Leni Riefenstahl – La estética del poder en los años de Hitler   
    “Tango for Money” – Proyecto cinematográfico producido y protagonizado por Myriam Rius  
    Phenomena Experience – Otra manera de ver el cine  
    48 Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya – Sitges 2015  
    Isabel Coixet – “La elaboración de un guión es lo mejor” 
    Marilyn Solaya – Directora de cine cubana que saca a la luz los problemas de las transexuales  
    Clausura de la VI edición del BCN Sports Film Festival  
    Clausura del XVII Festival Internacional de Cortometrajes y Animación de Barcelona – MECAL Pro 2015 
    “Les beaux jours” – Desafío a la invisibilidad de la mujer madura
    Entrevista a Isabel Coixet – “Miss Wasabi habla y canta”
    Caramelo, azúcar, agua y unas gotas de limón – Tan bella, tan ella: Sukkar banat
    Bajo la línea del agua – Nine Lives (Nueve vidas)
    La mala, peor, pésima educación de Almodóvar 
    Stephen Frears en vivo y en directo

     

    Página de origen de la imagen principal:
    zeppelinrockon.com  

    Fotografía: Emilio Ruiz, cedida por la Fundación Municipal de Cultura, Valladolid (España)

     

     

     

     

     

    2 – 20-02-2016
    1 – 26-07-2005


    2297 visitas, 2 visitas hoy |

    Deja tu comentario

    *
    •  

      1207_one_b
    • Archivos

    • Newsletter