Beauty – Qué hacer si nuestra piel es sensible, deshidratada, normal, seca, grasa o mixta – Las cremas y sus compuestos

03 septiembre 2018 | Sin comentarios | Publicado en belleza, Temas
clases-piel-cuidado
  •  

    [Activa tu belleza]

     

    Piel sensible

    Es fina, frágil, suave y se irrita fácilmente. A menudo es clara y a veces rosada. Su película hidrolipidica al no ser suficientemente protectora es la causante de sus problemas. No puede ser considerada una piel alérgica aunque a veces produce una sensación de incomodidad.

    Responde rápidamente a los agentes exteriores:

    > Enrojece a los primeros rayos de sol

    > Queda estirada con el frío

    > Se irrita con la aplicación de algunos productos

    En su cuidado se deben evitar todas las lociones que contengan alcohol de más de 10 grados y los productos ácidos ya que no respetan el PH natural de la piel.

    Es recomendable usar una crema de día suavizante y nutritiva que mantenga el equilibrio del agua y sebo y que atenúe las manchas rojas.

    El agua termal calma las rojeces, el picor y la descamación. Otros aliados son los ácidos grasos Omega. 

    La planta Aloe Vera regenera y reduce la inflamación e irritación. Antes de comprar productos que contenga aloe, vigilar que estén libres de alcohol.

    La rosa es una flor muy resistente, capaz de reforzar la barrera cutánea. Tiene propiedades calmantes, relajantes y tonificantes. Usar cosméticos sin conservantes, perfumes ni parabenos.

     

    Piel muy deshidratada

    En su cuidado usar leche desmaquillante neutra y tónico sin alcohol.

    Es recomendable aplicar mascarillas hidratantes semanales. Diariamente usar crema a base  de colágeno y crema antiarrugas. Aplicar productos como aceite de visón y variar las mascarillas usando aguacate, germen de trigo y productos que contengan vitamina D. Hacer al año un tratamiento de shock en un centro especializado y aplicar algunas ampollas de productos liofilizados de origen vegetal.

    Usar diariamente crema hidratante* para evitar la sequedad de la piel y para proteger de agresiones externas ya que refuerza el manto hidrolipídico de la piel que se daña con el frío y el viento.

    La crema hidratante propicia que el agua se retenga en el interior de la piel ayudando a difuminar las arrugas y aumenta la eficacia de los tratamientos anti-edad.

    Recordad: Usar siempre cremas con filtro solar ya que evitan la formación de arrugas causadas por el sol.

     

     

    Piel  normal

    Es fina, elástica, bien matizada, uniforme y con un color ligeramente sonrosado. Tiene los poros prietos.

    En su cuidado debemos usar leche desmaquilladora neutra, tónico sin alcohol elaborado con plantas, hidratantes, ginseng…

    Es recomendable aplicar una mascarilla hidratante a base frutas cada quince días. A partir de los 25 años usar cremas antiarrugas, protectoras e hidratantes que contengan colágeno.

     

    Piel seca

    Es delicada, muy fina, irritable, queda marcada con facilidad y tiene el aspecto muy tenso o por el contrario arrugado (con arrugas muy finas), en ocasiones parece mustio. Es sensible a las variaciones de la temperatura, se congestiona fácilmente, está sujeta a la cuperosis. Presenta escamas a la menor contrariedad atmosférica (viento, sol, calefacción…), también pueden aparecer rojeces difusas a veces pálidas y transparentes. Los poros son muy prietos y a menudo invisibles. Su película hidrolipidica es muy frágil y esto la lleva a una influencia de sebo, a una mayor deshidratación, a las arrugas de expresión precoces alrededor de los ojos y de la boca y a un envejecimiento prematuro del cutis. Si no se cuida este tipo de cutis queda apergaminado y rugoso.

    En su cuidado debemos evitar las saunas faciales, lociones que contengan alcohol, el jabón y el agua. Usar leche desmaquilladora para piel seca.

    Las sustancias más usadas, capaces de retener el agua en la piel, son la glicerina, el sorbitol y el propilenglicol. Las vitaminas A, B, C, D, E y H y el ácido hialurónico son muy hidratantes. El ácido hialurónico forma parte de la dermis, es capaz de retener mucha agua y aporta volumen, por lo que se utiliza para hidratar en profundidad. También aporta elasticidad.

    Es recomendable que cada mañana se den unos masajes estimulantes para activar la circulación con una crema nutritiva que contenga agentes hidratantes. Por la noche aplicar una crema específica para este tipo de piel. Cada quince días aplicar una mascarilla. Hacer al año un tratamiento de shock en un centro especializado. Usar cremas con colágeno.

     

     

    Piel grasa

    Es espesa, propensa a los granos, con falta de elasticidad. Puede tener un color amarillento. Al ser fuerte, resiste muy bien a las agresiones de clima y, su característica principal, es que envejece con más lentitud que los demás tipos de piel. Su aspecto brillante o aceitoso le resta atractivo. Los poros muy dilatados y grasientos que propician las espinillas, los comedones, la piel de naranja y los pequeños quistes que pueden evolucionar como un acné, son debidos a la hiperestimulación de las glándulas sebáceas. El origen no es la sobrehidratación. Este tipo de dermis debe estar muy hidratada.

    En su cuidado debemos evitar todo producto agresivo ya que estimulan la secreción sebácea, productos que contengan acetona ya que provocan una hipersoborrea reaccionaria, las emulsiones grasas (p. e. aceites) y, antes de los 40 años, las cremas de noche grasas. Usar leche desmaquilladora a base de pomelo. Los antioxidantes, como el extracto de uva o la vitamina C, ayudan a combatir la grasa.

    El caolín, conocido como arcilla blanca, purifica y elimina toxinas. El acetato y el sulfato de zinc regulan la secreción sebácea.

    Es recomendable limpiar la cara, tanto por la mañana como por la noche, con agua y jabón o con crema limpiadora. Aplicar cremas ligeras y tónicos astringentes (hamamelis y rosa) que regulan la secreción. Aplicar una mascarilla desincrustante cada semana y hacer una limpieza de cutis mensualmente en un centro especializado. Se recomienda exfoliar una vez por semana o cada 15 días, excepto si la piel padece acné agudo.

     

     

    Piel mixta

    Es lisa y suave. Grasa en el mentón, la nariz, la frente, y seca en las mejillas. Es posible que bajo la influencia de la polución de las ciudades, esta piel con tendencia a seca, se ha convertido en grasa en ciertas zonas. También es posible que siendo agredida menudo por el viento, el sol o el mar, la piel de origen graso se haya secado en algunas zonas. La utilización de productos detergentes también puede ser una causa.

    En su cuidado debemos evitar los productos específicos para pieles grasas, ya que producen sobre las mejillas secas una gran deshidratación. Hay que tener especial cuidado con los productos con lanolina, a menudo comedógenos (causantes de las espinillas).

    Es recomendable cuidar este tipo de piel como si fuese una piel normal con productos suaves. Se puede combinar una mascarilla desincrustante (específica para piel grasa) en las zonas grasas, con una mascarilla hidratante (específica para pieles secas) en las zonas secas.

     

    Contenidos de las cremas

    Línea normalizadota para cutis normales y mixtos

    Las cremas tienen los siguientes compuestos:
    Vaselina filante, lanolina anhidra, 7% de alcohol, aceites especiales y vegetales.

    Línea equilibrante para cutis secos, sensibles y deshidratados

    Las cremas tienen los siguientes compuestos:
    Placenta, fibras de sostén, caróteno, colágeno, zanahoria, toda clase de vitamina A, gel de semillas de membrillo, aceite de hierbas, suero, extracto de levadura y 5% de alcohol.

    Línea grasa o canfrea para cutis grasos y acnéicos

    Contenidos de las cremas:
    Alcanfor, azufre, lanolina, solución hidroalcohólica, 10º% de alcohol.

    *Activos imprescindibles de las cremas hidratantes:

    Anti-edad: Colágeno, ácido hilurónico, urea y aminoácidos.

    Humectantes: Glicerina o sorbitol.

    Oclusivos: Ceras, parafina líquida y alcohol cetílico.

    Reparadores: Ceramidas, liposomas, aceites con omega 3 y 6, aloe y avena.

     

    Todas las líneas contienen colorantes, clorantes, conservantes y vitaminas.

     


    © Leonor Sedó
    Image Coach

    Página de origen de la imagen:
    mascarillascaserasparalacara.com/guia-de-4-simples-pasos-para-el-cuidado-de-la-piel.htm

     

    Ver:
    Máscarillas naturales
    Mascarillas naturales – I
    Mascarillas naturales – II
    Mascarillas – Crea tu propia mascarilla

    Limpieza de cutis
    Técnica de la limpieza del cutis
    Cutis – Cuidados básicos
    Un cutis perfecto – Forma fácil y efectiva para conseguirlo
    Propiedades de algunos aceites
    Propiedades de algunas frutas, flores y plantas   

     

     

     

     

     

     


     

    10 – 03-06-2017
    9 – 23-01-2016
    8 – 18-11-2014
    7 – 07-12-2013
    6 – 07-05-2013
    5 – 04-02-2012
    4 – 08-04-2011
    3 – 16-03-2010
    2 – 18-04-2009
    1 – 10-06-2007



    5297 visitas, 1 visitas hoy |

    Deja tu comentario

    *
    •  

      1207_four_b
    • Archivos

    • Newsletter