Alemania musical – Una visita rápida a la cuna de la música clásica

25 marzo 2016 | Sin comentarios | Publicado en Temas, Viajes
alemania-visita-rapida
  •  

    [Viajes]  

     

    Un recorrido por la Alemania musical, una ruta por los lugares donde nacieron, trabajaron, o murieron los grandes de la música alemana de los siglos XVIII y XIX, decía el folleto. Y como buenos aficionados a la música de calidad, tanto antigua como moderna, nos preguntamos: ¿vamos?; ¡vamos! nos respondimos.

    alemania-visita-rapida-2
    Leipzig –  Universidad                                                                     Leipzig – Auditorio

    Y allá fuimos. El avión nos dejó en Frankfurt, que hasta los más ajenos al mundo editorial saben que es donde se celebra la más importante feria anual del libro en octubre. Y no sólo del libro, como demuestra la cantidad de hoteles de lujo y demás edificios sede de importantes empresas comerciales y financieras, como la del Commerzbank, de Norman Foster. Refulgentes torres modernas confraternizan sin rubor con las antiguas casas de tejados puntiagudos y paredes blancas cruzadas por cuadrículas de madera, como en la plaza del Ayuntamiento. Pero para nosotros era solo la antesala para llegar a Bonn, ciudad natal de Beethoven, ¡nada menos! Visitamos la casa museo en una de cuyas habitaciones vivió sus primeros veinte años, pudiendo hacernos una ligera idea del ambiente que lo rodeó: partituras manuscritas, su testamento, el órgano que debía de tocar…, la plaza del Ayuntamiento rococó, de una blancura cegadora a la luz del mediodía, el parque junto a la residencia de los Electores y la colegiata, frente a cuya entrada principal identificamos con sorpresa la escultura de Chillida “De Música IV”.

    alemania-visita-rapida-6
    De derecha a izquierda: 1. Bonn – Ayuntamiento, 2. Oberamengau, 3. Weimar, 4. Oberamengau

    En Eisenach, ciudad natal de Bach, la frustrada visita a su casa cerrada por la hora, por reformas o lo que fuera, se vio eclipsada por la realizada al majestuoso castillo de Wartburg, que forma parte del Patrimonio de la Humanidad y acogió en el siglo XVI a Lutero como huésped forzado, estancia aprovechada para traducir el Nuevo Testamento al idioma alemán. Una colosal fortaleza que muestra sus diferentes estilos de construcción prolongada durante varios años. La sobriedad de la sala de los caballeros, superada por la de trabajo de Lutero, va perdiéndose en la de los trovadores y desaparece por completo en la de las damas y la de fiestas, magníficamente decorada con mosaicos al estilo bizantino una y abigarrada de oros y terciopelos la otra. La música de Wagner nos acompañó al final de la visita durante unos minutos, mientras digerimos todo lo visto e imaginamos a Lutero trabajando al calor de la estufa de azulejos, a los trovadores en liza para conseguir el galardón por su trabajo o a Isabel de Turingia presidiendo los actos caritativos.

    alemania-visita-rapida-4
    De derecha a izquierda: 1. Munich – plaza del ayuntamiento, 2. Eisenach – Habitación de Lutero en el castillo de Wartburg, 3. Eisenach – Castillo de Wartburg Torre Sur, 4. Eisenach – Castillo de Wartburg Sala de las Damas.

    Cuando al final del día emprendimos el último paseo antes de acostarnos, nos dejamos guiar por un rumor de festejo que nos llevó a una plazoleta arbolada donde tenía lugar un concierto, clásico, sí, pero no exactamente de siglos atrás. Un conjunto musical de veteranos celebraba sus cuarenta años de actuaciones, obsequiando al heterogéneo público una serie de composiciones rockeras de los años setenta. Regresamos al hotel envueltos en un halo de añoranza.

    Seguimos viaje en busca de más música y llegamos a Erfurt. Entre las puntiagudas torres de sus numerosas iglesias y monasterios seguía planeando la sombra de Lutero desde su antigua casa y el monasterio de San Agustín, de la que nos libramos por un momento ante el Krämerbrücke, el puente cerrado más largo de Europa, que me llevó a recordar el Vecchio

    alemania-visita-rapida-3
    De derecha a izquierda: 1. Frankfurt -Torre Commerzbank, 2. Leipzig – Nikolaikirche, 3 y 4 Munich – Sede de BMW

    La siguiente parada fue Weimar, donde se aprecia inmediatamente el empaque legado por siglos de azarosa historia y el mecenazgo de sus duques que convirtió la ciudad en un influyente centro cultural entre los siglos XVIII y XIX.  Grandes nombres de la cultura como Goethe, Schiller, Herder, Cranagh o Listz dejaron su huella, sin olvidar la gran obra de la Bauhaus.
    Leipzig, donde residió Bach y nació Wagner, nos sorprende por la excelente convivencia entre la arquitectura antigua, como la Thomaskirche con la tumba de Bach, y la super moderna de su universidad y su auditorio. Aunque Goethe no fue músico, era indispensable la visita a la taberna en la que se supone Mefistófeles tentó a Fausto.

    Fieles a la ruta musical, llegamos a Bayreuth, pequeña ciudad mundialmente conocida por sus representaciones anuales de óperas de Wagner, tan pagado de sí mismo que rehusó cualquier inscripción en la lápida de su tumba, innecesaria según él dada su fama universal. La casa museo de Listz nos deparó un sosiego especial, quizá por la hora y el resplandor rosáceo que daban a su interior los rayos solares en declive filtrándose a través de los cortinajes. Decepción al no poder ver la casa de Wagner; premio de consolación: un agradable paseo por los extensos jardines.

    alemania-visita-rapida-5
    De derecha a izquierda: 1. Erfurt – Iglesias de Sta María y San Severo, 2. Leipzig – Ayuntamiento, 3. Estatua de Lutero en Erfurt, Bach en Eisenach y Goethe y Shiller en Weimar, 4. Eisenach – Casa museo de Bach.

    El segundo día en Munich nos deparó una espectacular celebración de Corpus, con una misa cantada en la plaza del Ayuntamiento con asistencia de propios y extraños atraídos por el esplendor de la ceremonia. La escapada a Linderhof nos recordó los boatos de la corte de Luis II de Baviera, claramente influenciado en sus gustos por Versalles, cuyo estilo intentó emular en esta residencia, la más pequeña de las que mandó edificar. Como es habitual en estos casos, la profusión de objetos y mobiliario empacha la vista y nubla la percepción de las joyas artísticas que contienen, quitándonos las ganas de subir hasta el de Neuschwanstein, por supuesto muy notable pero falto de interés para nosotros a esas alturas del paseo, después de que Oberammengau nos sorprendiera gratamente en su papel de pueblecito de cuento de hadas en un día lluvioso y frío, por el cual no hubiera extrañado a nadie la aparición de un príncipe montado en un caballo blanco al rescate de su dama prisionera del dragón de turno.

    El antídoto para tanto esplendor fue la visita a la sede de la fábrica de automóviles BMW, espectacular por su diseño arquitectónico y por las máquinas que alberga en su interior; podría decirse una versión del siglo XXI en la que el castillo de piedra ha sido sustituido por uno de acero y cristal de donde sale el príncipe montado no en uno sino en doscientos o más caballos.

    alemania-visita-rapida-7
    De derecha a izqquierda: 1. Bayreuth – Casa museo de Listz, 2. Palacio de Linderhof, jardines, 3. Weimar – Museo Bauhaus.

    En esta vuelta por una parte de Alemania la música no ha sido precisamente su punto fuerte como proclamaba la publicidad; no obstante, gracias a ella sabemos un poquito más de ese país, de su historia y de aquellos que forjaron una parte de ella a golpes de pentagrama. Pero lo que menos esperaba fue la emocionante noche rockera que me transportó a los setenta, oyendo versiones muy bien interpretadas de los Rolling o Pink Floyd, bailando a su ritmo en medio de extraños, viejos y jóvenes con los que compartí una de mis mejores experiencias musicales. Y sin que apareciera en el programa, que es lo mejor.

     

     

    Texto y fotografías ©2014 Marisa Ferrer P.
    Imagen principal: Frankfurt – Plaza del ayuntamiento 

     

     

     

     

     

    1 – 09-09-2014


    2280 visitas, 3 visitas hoy |

    Deja tu comentario

    *
    •  

      1207_four_b
    • Archivos

    • Newsletter